VENTAJAS DE LA MADERA LAMINADA

Las ventajas que ofrece la madera laminada son muchas; destacaremos, por su importancia, las siguientes: 

Posibilidad de fabricar elementos de grandes dimensiones, a partir de piezas pequeñas y de dimensiones comerciales. Esta circunstancia es de gran interés, desde el punto de vista forestal. Por otro lado cada vez es más difícil encontrar madera de grandes dimensiones en el mercado, ya que ésta hasta hoy en día, prácticamente solo puede ser proporcionada por especies que crecen en los bosques tropicales y subtropicales.

Para dar idea de las posibilidades de las estructuras de maderas laminadas de construcción, en orden de magnitud, señalaremos que se han proyectado en EE. UU., arcos de 51 metros de luz libre y vigas rectas de 21 metros. En cuanto a altura de canto de piezas fabricadas, se han alcanzado los dos metros.

Consecución de efectos decorativos y arquitectónicos especiales en construcciones interiores de todo tipo.

 Obtención de grandes piezas de madera sin fendas de secado o de otra clase. El secado de maderas de grandes dimensiones presenta serias dificultades, que podemos resumir en dos aspectos: Económico: pues al ser más lento, resulta forzosamente más costoso. Técnico: que es el de evitar la aparición de fendas. El operar con piezas de menores escuadrías, de más fácil secado y menos propensas a la aparición de fendas. 

Posibilidad de proyectar estructuras o elementos tomando como base de cálculo las características de resistencia de piezas de madera que han de integrarlos, convenientemente secos; esto es; cuya uniformidad de secado se consiga fácilmente. 

Posibilidad de proyectar elementos de sección no uniforme. La sección variable se comunique mediante el empleo de un número diferente de láminas de madera, en los diferentes tramos de la estructura.

Posibilidad de utilizar maderas de calidad inferior, en cuanto a resistencia se refiere. La aplicación de los conocimientos de resistencia de materiales a una sección determinada de cualquier pieza nos permite deducir la distribución de tensiones en la misma. Con arreglo a ella, podremos situar convenientemente las piezas de madera de que dispongamos, conforme sus características resistentes. 

Construcción de piezas con curvatura y sección resistente dadas, aprovechando al máximo la madera y sus calidades de resistencia. 

Aprovechamiento de piezas de madera de pequeñas dimensiones.